Gamboaz para el pueblo


Tras los muros de Gambogaz murió aquel que mandó ejecutar a más de cincuenta mil personas en Andalucía y Extremadura; aquel que dio la orden de matar a García Lorca y Blas Infante; el que autorizó la masacre de civiles que huían por la carretera Málaga-Almería, el golpista que arengó y alentó el asesinato de sindicalistas, que utilizó la humillación y la violación hacia las mujeres como botín de guerra; el que arrasó y masacró a todas las personas que no apoyaron el golpe de estado;… en ese cortijo vivió y murió, Gonzalo Queipo de Llano, el criminal de guerra bajo cuyo mando Andalucía se convirtió en una orgía de sangre y destrucción.

Este elemento facineroso y criminal, con los mayores niveles de vileza que puede alcanzar el ser humano, tuvo como recompensa de tales honores y hazañas, que sus correligionarios le entregaron en nombre del pueblo de Sevilla ese Cortijo de Gambogaz a través de una venta forzosa/incautación o confiscación del bien a su propietario encarcelado (familia Vázquez), así como a través de una dudosísima suscripción popular (con detraimiento forzoso de haberes de trabajadores municipales, que debería ser reclamado), concluyendo tamañas atrocidades con el empleo de trabajadores forzosos en la explotación

Sesenta años después de la muerte de este asesino, 43 años después de la muerte del dictador, es una vergüenza que el Cortijo de Gambogaz siga en manos de los herederos del criminal de guerra. Es una vergüenza sin precedentes en un estado democrático y una ofensa a las víctimas de la represión.

Hoy nos plantamos aquí en nombre de todas las víctimas de las que nos sentimos sus herederas y herederos para exigir que este patrimonio sea devuelto al pueblo. Pero además, para proponer a la Junta de Andalucía, al Ayuntamiento de Sevilla y al Ayuntamiento de Camas, que una vez recuperado este espacio para toda la ciudadanía andaluza, recuperación que esperamos se produzca sin demora y mediante los procedimientos jurídicos y democráticos pertinentes, que unan sus esfuerzos y recursos para que dicho espacio sea proyectado y utilizado como Centro Cultural y Educativo Público de la Memoria Histórica y Democrática de Andalucía para que así la infancia y la juventud andaluzas no solo conozcan la verdad de nuestra Historia, sino que comprendan, aprendan y se comprometan con los valores que fundamentan los Derechos Humanos Universales.

La razón democrática exige que las víctimas obtengan memoria, justicia, respeto, reconocimiento y reparación. Reparación que no tendrá lugar mientras no se ponga fin al expolio que significó la adquisición por medio de la amenaza, la extorsión y la presión.

El mantenimiento de estos patrimonios en manos de los herederos de los criminales, permitir que el carnicero de Queipo de Llano siga con honores en la basílica de la Macarena,… hacen que la etapa más trágica y siniestra de España, que fue el Golpe Militar y su posterior dictadura sigan vivos. Recuperar la Memoria tiene que ir más allá, con todo lo que supone, de recuperar los restos de las mujeres y hombres asesinados. Tenemos que hacer un acto de justicia y reparación devolviendo para el pueblo lo que a éste fue robado y expoliado, mientras eso no sea así el franquismo seguirá en este país como un insulto a nuestra democracia. Mientras esta injusticia no sea reparada, el fantasma de la Dictadura seguirá sobrevolando sobre nuestra democracia.

PLATAFORMA CORTIJO DE GAMBOGAZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: