Juan Carlos I, republicano del año

Juan José Téllez – público.es

JuanJose_TellezLlega tarde Esperanza Oña, alcaldesa del Partido Popular de Fuengirola y una de las presuntas aspirantes a la vacante que cotidiana rebela Juan Ignacio Zoido al frente de la presidencia andaluza de dicho partido. De nada sirve que intente reconvertir en su ayuntamiento la histórica efeméride del 14 de abril en el Día del Perro. A la República, en tiempos como los que corren, se le recuerda todos los días y sin necesidad de almanaques. Y quizá sea porque Juan Carlos I y su entorno se estén haciendo merecedores al título de republicanos del año. Desde que volvió de la cacería de elefantes, las escopetas de la opinión pública se volvieron precipitadamente hacia su corona.

Liquidada las supercherías que fijaban el origen divino de los reyes, a la monarquía parlamentaria sólo le asistía un contradiós, la de igualdad de todos ante la ley. Cuando Juan Carlos de Borbón se convirtió en el primer monarca español en visitar La Habana, las autoridades cubanas le mostraron el trono que Eusebio Leal guarda celosamente en el Palacio de los Gobernadores. Se construyó para Fernando VII, pero El Deseado no lo usó nunca, máxime cuando lo primero que hizo fue abolir aquella primera Constitución de Cádiz que pretendía amparar a los “españoles de ambos hemisferios”. Cuando nuestro actual Jefe de Estado fue invitado a sentarse allí, repuso sensatamente que no podía hacerlo, porque la soberanía la compartía con cuarenta millones de españoles.

Buena parte de ese padrón español se está dando cuenta que por mucha soberanía compartida, las desigualdades ante la ley son tan flagrantes que La Zarzuela corre el riesgo de convertirse en ópera bufa. El último episodio de esa profunda raya divisoria entre la Casa Real y el resto de los domicilios de este país se ha vivido con la suspensión inicial de la comparecencia de la Infanta Cristina como imputada por el Caso Noos. Tampoco olvidemos, sin embargo, la pretensión de que Palacio se someta a la futura Ley de Transparencia, ma non troppo, como un hasta aquí puedo leer de aquella memorable Mayra Gómez Kemp en el Un, dos, tres de nuestra infancia democrática.

Acaba de cumplirse el primer aniversario del célebre escándalo real en Africa. La ola de indignación que desató su cacería de elefantes no obedeció a la discutible simpatía de la españolidad por la protección de animales, ni a la extrañeza de que Su Majestad viajase a Africa de la mano de una señora que no era su legítima. La ira pública se sustentaba en una pregunta capciosa, la de cómo aquel tipo campechano que hablaba a sus súbditos de austeridad y sacrificio en los mensajes de fin de año, se embarcaba en un safari cuya valoración en el mercado oscila entre 7.000 y 30.000 euros. Dicha suma, en tiempos de estrecheces, venía a sumarse, valga la redundancia, al hecho de que a los presupuestos reales sólo le recortasen un piadoso 7 por ciento; una quita que probablemente, como supimos luego, no afectaría a la célebre herencia de Don Juan que todavía ignoramos si sigue depositada en un banco suizo. Quizá por todo ello el viaje solidario a Tanzania que protagonizó la infanta Cristina a finales de año se nos antoje ahora como una mueca grotesca: una burla al sentido común, si se tiene en cuenta que la esposa de Iñaki Urdangarín sigue a punto de sentarse como imputada –a poco que la Audiencia resuelva este asunto con sensatez– por su supuesta implicación en un caso de dinero negro, muy alejado de su habitual y entrañable apariencia de jipipija con la que tanto simpatizábamos.

¿Iguales ante la ley cuando la imagen de la Casa Real sigue estando tan protegida del resto de los mortales como para que una simple caricatura supusiera en 2007 el secuestro de la revista El Jueves y la imposición de 3000 euros de multa a sus autores? Y no se trataba entonces de jugar con la intimidad de los príncipes, como ahora pretende un libro a punto de salir –y cuyo autor y editorial silencio intencionadamente–, que juega abiertamente  con la privacidad de Letizia Ortiz. ¿Iguales ante la ley cuando la Ley Sálica sigue chocando frontalmente con la ley de Igualdad o cuando, por ponernos estupendos como Max Estrella, tanto ellos como el presidente del Gobierno siguen viviendo en formidables palacios en la España de los desahucios y de los sintecho?

Ante esa perdida flagrante de glamour democrático, incluso los monárquicos le piden al Rey que abdique, en un intento último de salvar la institución. Saben que sólo un relevo podría salvar in extremis esa ola de republicanismo que nos invade y que ya alcanza incluso a aquella derecha que en cierta forma es la heredera ideológica de quienes sostenían durante la transición y aunque fuera en privado que el Borbón había traicionado al Caudillo, cuyos crímenes por cierto sigue tampoco sin poder investigar la justicia.

Aquellos que siempre entendimos que la sangre azul no está registrada en la cadena genética de la libertad, la igualdad y la fraternidad, siempre fuimos republicanos por motivos éticos. Ahora, decididamente, también creemos que es lo más práctico. Y que, sencillamente, resulta inevitable. España no era monárquica sino juancarlista y está dejando de ser ambas cosas.

Así que, en vísperas del 14 de Abril, Día del Perro en Fuengirona, preparémosnos para la Tercera República. Pero hagámoslo bien. Agradezcamos al ciudadano Juan Carlos de Borbón los servicios prestados al país, que hubo muchos. Incluso en sus más recientes días del reinado, resulta estimulante su decidida contribución a devolverle el morado a nuestra bandera.

Anuncios

2 comentarios

  1. ESTUPENDO ARTÍCULO JUAN JOSÉ.

    A por la III República pero cuidemos que no sea burguesa para poder acabar con tanta multinacional y de camino que nuestros hijos y nietos, no coman tanta porquería de carne en las hamburguesas.

  2. Juanjo: Me alegro que sigas escribiendo: creía que con tu nuevo cargo no tendrías tiempo…
    Y sigue animándonos.
    Manolo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: