II Fiesta Republicana en el parque del Alamillo. Pregón de Granada Santos

004Aunque el día amaneció con neblina y amenaza de lluvia, la II Fiesta Republicana se desarrolló dentro de las previsiones que teníamos estimadas. Sabíamos que la celebración estaría condicionada por la coincidencia de la convocatoria en nuestra ciudad y en todo el Estado de la manifestación “Por el derecho a la vivienda”.

Aun así, la respuesta de público y el contenido cultural del acto colmaron nuestras expectativas y la jornada resultó más que satisfactoria, siendo un magnifico colofón final del II Febrero Republicano.

Agradecer a  la Universidad de Sevilla, Sintonía Laica y Radiópolis  su colaboración en la organización de estas Jornadas. Y por supuesto a músicos, actores, poetas y cantaores que con su trabajo desinteresado han hecho posible que actos de este tipo tengan cabida en nuestra ciudad y ayuden a la difusión del mensaje Republicano, pues sin su desinteresada presencia no podríamos haber organizado tan importante evento

A continuación transcribimos el magnífico pregón con que la compañera Granada Santos (Delegada territorial de Fomento, Vivienda, Comercio y Turismo) inauguró la II Fiesta Republicana

Buenos y republicanos días a todos y todas, gracias por acompañarnos durante esta semana en la aventura de la memoria, como muy bien describía mi antecesor en esto de los pregones tricolores, Juan José Tellez.

Esta aventura, que trata de adentrarnos en el recuerdo de aquellas dos repúblicas vividas, a la par que nos explica un sistema más justo de gobierno que encajaría a la perfección en estos días,  no hubiese sido posible sin sus artífices, impulsores y organizadores de estas jornadas, es por ello, que aunque quizás un tanto protocolario, no quisiera comenzar sin dar las gracias pertinentes a UCAR, Sintonía Laica, Radiópolis y al Departamento de Historia Comtemporánea de la Universidad de Sevilla.

Indaguemos en la etimología de la palabra “República”, del latín Res Pública, la cosa pública, lo público. Concepto tan dañado, menospreciado y vilipendiado por el gobierno del Partido Popular. Pero no contentos, con arrebatarnos todos los servicios públicos para que los gestionen y se enriquezcan esas grandes empresas, amigas de lo ajeno y familiarizadas con prácticas ensobradas. Tenemos que oír, porque por supuesto que nos negamos a escuchar, a personajillos de la más alta élite gaviotera, como arremeten contra ésta bandera y quienes la portamos y exhibimos, argumentando que simboliza uno de los periodos más nefastos de nuestra Historia.

¿Periodo Nefasto?,,,,,

¿Sabían que en España durante la II República, la Ley no permitía el embargo de la primera vivienda de una familia?…..

¿Sabían que en España durante la II República se mantuvo el control de los precios de alquiler de la vivienda?…..

Que leyes más actuales, que falta nos harían.

Y sin embargo, tenemos casas sin gente, gente sin casas, familias destrozadas, echadas a la calle como si de animales abandonados se tratase, una banca rescatada con el dinero de todos y todas, que a su vez hace el negocio del siglo sacándole rentabilidad a la vivienda hasta en tres ocasiones (la primera venta, la compra de la misma por un precio irrisorio de subasta y una segunda venta por un valor muy por encima de la adquisición última).

Situaciones dramáticas que no despiertan ni la más mínima sensibilidad ante el poder financiero, a cambio la sociedad tiene que sentir compasión por aquellos que nos están robando el alma y la vida. Amnistías fiscales para las fortunas, condonaciones de deudas para la banca, injusticia desmedida contra manifestantes, justicia perdonada para la crueldad, mutis por el foro si se trata del  club Bilderberd, evocando a Shakespeare tengo que afirmar que “algo huele a podrido en España”.

 Hemos aprendido a necesitarlo todo, a ser propietarios de cuantas más cosas mejor, nos han llevado por el camino de la avaricia, nos han situado en el precipicio y ahora intentan darnos el último empujón hacia el vacío.

La Dictadura defendió el fomento de la propiedad privada de la vivienda siguiendo los preceptos constructivistas de Belmás y Fernández-Kely, y los argumentos paterno-sociales y benéficos que habían animado la construcción de colonias fabriles y mineras.

Ese afán por la propiedad, por el crecimiento desorbitado y sin control, esas necesidades infundadas de consumo desmedido, ese paternalismo afectivo que protagonizaban ilusoriamente las entidades financieras, antes del estallido de esta crisis-estafa, que te abrían sus brazos cuan regreso del hijo pródigo, no son más que pequeñas muestras del testigo recogido de esa, y si me permiten, lo afirmo con rotundidad, nefasta época llamada dictadura española, mezclada con el más feroz y egoísta capitalismo actual.

Un capitalismo que ha deshumanizado la sociedad, que es capaz de matar por ajustarse al equilibrio financiero que le imponen otros países capitalistas, vivimos en una plutocracia, en un lugar donde el aire ahoga de tanta agonía, viciado por la injusticia, la corrupción, la apatía, la desazón de la frustración, vivimos o sobrevivimos?.

Todas estas preocupaciones que os he expuesto deben ser producto de un sueño, de una ilusión,,, porque estoy viendo la primera cadena y no hay problema, España va bien, nuestro Rey se acaba de recuperar de una caída que ha sufrido estando de misión solidaria en África anillando elefantes, la Infanta Cristina ha vuelto de EEUU para hacer la compra en Mallorca, que está todo regalao, Froilán que ya es un hombre ha conseguido trabajo en la fábrica de armamento de Santa Bárbara, para que él entrase han tenido que echar a 300 trabajadores, pero no pasa nada, porque el príncipe sigue tan alto, tan guapo, tan rubio,, ojú hija que agobio.

Pues sí, agobio debe de tener, porque ve como se tambalea su trono, me comentan que pidió consejo espiritual al Papa, y resulta que el Papa se ha quitado de enmedio por lo que pueda suceder.

Aunque el otro papa, y en este caso no hablo del espiritual,  no se quita de enmedio ni a tiros, y eso que le gustan. Es por ello que lo que suceda deberá propiciarlo el pueblo, porque para el Rey y su sucesor, “dimitir” suena demasiado a Ruso.

Bromas aparte, creo que si hay un momento en el que se hace más necesario que nunca y tenemos todos los astros de nuestro lado, para conseguir formar parte de esa tan anhelada Tercera República, es éste.

No podemos seguir perteneciendo al Siglo XXI, cuando nuestras prácticas son medievales. Súbditos prestando pleitesía al rey, vasallos de la banca, el clero convertido en el poder legislativo, la sociedad pasando hambre y penuria, migraciones de pueblos enteros, una nobleza canallesca, las desigualdades más pronunciadas, derechos coartados, privilegios para algunos, el peso de la deuda para muchos, impuestos abusivos, y más hambre, más pobreza, más opresión, más palos para el pueblo.

La ciudadanía tiene que alzar la voz, tomar las calles, gritar al unísono que no necesitamos más reyes, que los figurantes de las cabalgatas. Que no queremos que nuestro dinero se invierta en bribones que navegan en bribones, que mandan a callar a quienes defienden a su pueblo, que la única transparencia que conocen son las que utilizaban en la escuela, que se burla de su pueblo dando mínimas disculpas forzadas “lo siento mucho, no volverá a ocurrir”. Por supuesto, que no volverá a ocurrir, la tercera se acerca sigilosamente.

La calle despierta, la sociedad critica a la intocable monarquía, los medios no esconden, se cuestiona el poder de cuna de algunos, la ética del resto, los escándalos se acumulan, la legitimidad impuesta se les desmorona, el apoyo extranjero se desvanece, la tela de araña donde se balancea el elefante cazado se tambalea. El Rey Borbón ha dejado de ser el rey de la selva para convertirse en el bufón de la corte. Sí se puede.

Si se pudo abolir la esclavitud, conseguir el sufragio universal femenino, que India proclamase su independencia y Francia la Libertad, Igualdad y Fraternidad, podemos auspiciar un futuro benévolo para alcanzar una República en España.

Y en estos momentos recuerdo a Mandela, porque oigo voces incrédulas, agnósticas, que consideran que nuestra meta es sólo utopía, pero Nelson Mandela decía, que todo parece imposible, hasta que se hace. Que no hay realidad en el mundo que no haya partido de una utopía.

Luchemos por volver a ser lo que fuimos, antes de la Reforma Laboral.

Republicanos y republicanas tenemos que levantarnos Ya.

La bandera tricolor debe ondear.

Salud y República.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: